Sala de Prensa

.

Esta será la ruta de los trenes en Chile

Pedro Pablo Errázuriz, presidente de EFE, revela los avances en los proyectos a Melipilla y Batuco, y la apuesta por un mejor y más rápido servicio a Chillán.

. .

A Pedro Pablo Errázuriz le brillan los ojos cuando habla de trenes. Como cabro chico con juguete nuevo, el presidente de la Empresa de Ferrocarriles del Estado (EFE) habla de las vías que pretenden sumar, las mejoras a lo que ya existe y de su abuelo, quien fue el primero en mostrarle este mundo cuando era pequeño.

 “Tenía uno de esos trenes grandes y lo armábamos en su casa. Lo tuvo unos cinco años, pero se quemó la casa y también el tren. Lo único que quedó fue una locomotora y los rieles. Lo primero que hicimos al cambiarnos fue armarlo”, recuerda.

 Sus historias arriba de un ferrocarril continúan en su época universitaria. En ese entonces, según indica, “eran trenes bien sufridos”.

 Justamente, el desafío de su retorno al servicio público -fue ministro de Transportes en el primer gobierno de Sebastián Piñera- es recuperar el prestigio perdido, de volver a ser lo que la gente recuerda.

 “La posibilidad de volver en Ferrocarriles lo encuentro muy apasionante, no sólo porque históricamente la gente quiere a los trenes, además, con la congestión, con todas las dificultades que hay hoy día, es una oportunidad maravillosa”.

 Con esa visión, ¿cuántos trenes se sumarán para mejorar el servicio?

En el primer gobierno del Presidente Piñera se hizo un plan estratégico para Ferrocarriles. En ese momento, habían como 20 millones de pasajeros. Con los trenes que se comenzó, hoy día estamos llegando a un poco más de 40 millones de pasajeros y la idea es que, en estos cuatro años, lleguemos a más de 80 millones de pasajeros, que volvamos a duplicar. En el caso de la carga, la idea es ser capaces de aumentar por cuatro la que hoy llega a los puertos.

A Melipilla en tren 

Otro proyecto que es esperado con atención es el tren a Melipilla, ¿en qué está?

Estamos en la etapa de las preguntas del estudio del impacto ambiental. Esperamos que en marzo próximo esté aprobado ese estudio. Y eso da pie para poder comenzar los procesos de licitación.

 ¿Alguna fecha tentativa?

En marzo deberíamos tener el proyecto bien redondo para poder entrar en ejecución y el desafío hoy día es terminar el estudio, de modo de aprobar medioambientalmente y ver las fórmulas de financiamiento, porque es un proyecto bien grande, por lo tanto, de montos de inversión bien grande.

 ¿Cuánto se reduciría el tiempo de viaje?

Depende un poco de dónde es el pasajero, pero los trenes están ahorrando a las personas entre 40 y 45 minutos por sentido. Una persona se ahorra una hora y media de viaje al día. Y eso, en evaluación social, es muy valioso. Eso verdaderamente cambia la vida de una persona. Tiene una hora y media más al día.

 ¿Será un tren directo o tendrá paradas?

Es con muchas paradas. Probablemente la estación inicial será en Lo Errázuriz, de modo que conecte con la Línea 6 y con el tren que viene hacia la Estación Central. Tiene estaciones intermedias, como Ciudad Satélite, Padre Hurtado y Malloco, en Talagante.

En el mejor de los casos, si no se presentaran retrasos, ¿cuándo podríamos tener ese tren funcionando?

A mí me gustaría que algunos de los trenes ya hayan llegado antes del fin del gobierno del Presidente Piñera. Ese es el desafío. No todos los trenes, porque es una cantidad de trenes muy grande, el proceso de fabricación de trenes es progresivo, pero el primer tren que esté en Chile antes de que termine el gobierno. Ahora, esto es una declaración de intenciones. Vamos a ver cómo camina esta cosa.

 ¿Cuál es la principal complejidad de ese proyecto?

Aquí el desafío más grande es que hay que construir vías nuevas. Hoy día hay una vía y necesitamos tres. Eso es un proceso mucho más lento. Pero también hay discusiones en algunas zonas específicas, donde no hay espacio para las tres vías, entonces hay que expropiar terrenos. Es un desafío que tiene algunos puntos críticos, que dependen de terceros.

Tren Santiago-Batuco

Otro proyecto es el Tren Santiago-Batuco, que llegaría hasta Til Til ¿Cuándo podría estar listo?

Ya se recibieron las primeras consultas del estudio impacto ambiental. Es un proyecto más fácil que el de Melipilla, ya que tiene menos zonas urbanas. Esperamos que a mediados del próximo año ya tengamos el estudio de impacto ambiental aprobado. De ahí ya tenemos que ver la posibilidad de ver las fórmulas de financiamiento.

 ¿Y cómo ve la comentada opción del ferrocarril Santiago-Valparaíso?

El tren de pasajeros es una discusión que a mí me encanta oír, saber que hay interesados. Y me encantaría que hubiera mucha competencia y que viéramos la forma cómo el Gobierno incentiva esas opciones, pero en la lista de prioridades de EFE no está en los primeros lugares. Hay muchas cosas que son prioritarias. Lo que sí es muy importante es el tren La Calera-Limache. En estos momentos estamos partiendo con los estudios de ingeniería básica y de impacto ambiental.

 ¿Qué es lo que más le pide la gente?

Lo que más piden es un tren Santiago-Puerto Montt o de cercanía en las principales ciudades y eso lo piden con harta fuerza, y es lo que tenemos que hacer: mejorar en las grandes ciudades y avanzar en el tren hacia el sur. Por lo menos tener un buen tren hasta Chillán y un buen avance del tren hasta Temuco. Ese es mi compromiso, vamos a ver.

Metrotren Nos: "Podemos llegar a 25 millones de pasajeros"

La llegada del tren suburbano MetroTren Nos cambió la vida de los habitantes de San Bernardo.

 ¿Cuál es el balance que hacen de este servicio?

En Santiago-Nos casi no habían pasajeros. Esa es la verdad. Y hoy la proyección es que estamos llegando a 18 millones de pasajeros, en un plazo no tan largo. Dependiendo de la disponibilidad de trenes, podemos llegar a 25 millones de pasajeros. Y de verdad con un estándar de calidad, compite con buses que se demoran 40 minutos más.

 Hay reclamos de los usuarios sobre la congestión en las horas puntas, ¿Cómo enfrentarlo?

La gerencia está analizando una composición de recorridos distintos. De repente tiene sentido hacer viajes más directos, saltarse estaciones, que un tren parta en otra estación, de modo de servir de forma más eficiente. El desafío final es tener más trenes y eso, en la medida que va aumentado la demanda, nos da fuerza para ir a discutir la compra de trenes adicionales.

¿Plantean algún otro desafío?

Creo que tenemos uno complementario, que es importante, y es mejorar la gestión operacional. Una de las cosas que tiene que hacer EFE es que el resultado operacional, que es negativo, lo sea cada vez menos.

 ¿Qué pasa con el tren a Rancagua?

Por mucho tiempo ha sufrido, producto de la construcción del Santiago-Nos, entonces ha tenido tiempos de viaje muy largos, períodos en que el servicio ha sido interrumpido, ha sido difícil. Entonces hemos perdido un poco los pasajeros. Pero ahora falta poco para que se entreguen los sistemas de control de vías. Con eso vamos a volver a recuperar los servicios y mejorar los tiempos de viaje.

De Santiago a Chillán en menos de cuatro horas

Uno de los mayores anhelos de los chilenos es volver a tener un tren al sur. Una idea que tampoco descarta Pedro Pablo Errázuriz.

 ¿Cuándo podremos ver un tren al sur?

Sé que la gente lo que de verdad quiere es saber cuándo llega el tren de nuevo. Estamos trabajando en hacer una modernización bien integral del Santiago-Chillán. Que el viaje ha venido siendo cada vez más lento, con menos trenes, por lo tanto, se requiere una modernización completa. En eso estamos trabajando y eso va a estar operando antes del término del gobierno del Presidente Piñera.

 ¿En cuánto disminuirán los tiempos con esta modernización?

Espero que, es una discusión interna y depende mucho de cuánta inversión hagamos, pero sería en tres horas y cuarenta minutos, en un tren expreso. Como el tren tiene detenciones y demora un poco más. Pero sería entre 3 horas 40 y 4 horas 20 minutos.

 ¿Cuál sería el siguiente paso?

La siguiente etapa es apuntar a Temuco. Al término del gobierno tener operando en muy buen estándar el que llega a Chillán y tener avanzado los estudios para Temuco. Uno quisiera llegar hasta Puerto Montt, pero esa es una tercera etapa. Primero hagamos que los trenes vayan recuperando el prestigio financiero.

 En algún momento se habló del tren Santiago-Concepción, ¿Hay viabilidad?

Un tren de pasajeros hoy día, realmente no tiene prioridad. Pero el impulso más fuerte hoy día está puesto en Biobío. Actualmente, está en curso una licitación para la compra de 16 trenes. De los cuales son 7 para Concepción, Coronel, Talcahuano, Hualqui, que son nuevos, más grandes, y 3 trenes que son para el Corto Laja. Además, estamos comprando tres bus carriles, para reemplazar los que son patrimoniales de Talca a Constitución y 3 para el tramo Temuco-Victoria, que también van a ser trenes nuevos.

No todos son los rieles: Colocolino y con carnet de socio del club social

Cuando no está pendiende de los trenes, Errázuriz juega tenis. “Fútbol ya no, porque cada vez que jugaba quedaba lesionado. A pesar de que era un central duro”, revela.

 ¿Es hincha de algún equipo?

Soy colocolino, tengo mi carnet de socio, del Club Social. Me acuerdo del Colo del 73, también del 91, ahí pasaba en el estadio.

 ¿Qué le parece el rol de los socios?

Encuentro que es bien importante que los socios del club social estén más cerca de Blanco y Negro.

 ¿Está de acuerdo con el trabajo de Blanco y Negro?

Que haya una concesión y un concesionario se oblige a gestionar, y que gestione profesionalmente, ha sido bueno. Pero a mí, si Blanco y Negro se preocupa de las divisiones inferiores, de la formación, si hace eso bien, no tengo problemas. Si se preocupa sólo del primer equipo, eso me produce inquietud.

 

Link: http://www.lacuarta.com/noticia/ruta-trenes-chile/