Servicio y Trazado

En cumplimiento con el tratado de Paz y Amistad entre Bolivia y Chile, 1904, se construyó un ferrocarril entre Arica y La Paz, que debía atender el tráfico del comercio exterior boliviano.

La obra suponía un serio desafío tecnológico, pues el trazado debía vencer una elevada pendiente, la mayor que ferrocarril alguno en ese momento haya vencido.

La dificultad fue resuelta con el uso de un sistema de cremalleras en la sección más inclinada del terreno y la línea pudo ser inaugurada en 1913, permaneciendo en servicio hasta el día de hoy.